Compartir

domingo, 11 de mayo de 2014

Iglesia Católica ve sicariato una expresión de barbarie

RICARDO RODRIGUEZ ROSA
ricardo_rguez@outlook.com
SANTIAGO. Como “la expresión más aberrante de hasta dónde llega la barbarie” cataloga el Arzobispado de esta ciudad el delito de sicariato que afecta a la sociedad dominicana, con lo que estima se ha convertido en letra muerta el mandato divino de “no matarás”
.
El juicio está contenido en el editorial de la edición de este domingo del semanario Camino, medio escrito de ese estamento católico local, titulado “Desalmados armados”.
En el mismo, recuerda que matar un ser humano “es transgredir todos los preceptos que nos permiten vivir en sociedad y hacerlo por encargo, buscando conseguir dinero por esa acción diabólica, es la expresión más aberrante de hasta dónde llega la barbarie”.
Al tiempo de insistir en que esta realidad la está sufriendo el país con el nuevo fenómeno del sicariato, Camino precisa que en los últimos meses han ocurrido “hechos abominables relacionados con esta nueva modalidad del crimen organizado e incluso ya se habla de la industria del sicariato”.
Al tiempo de preguntarse hasta dónde se llegará despreciando el plan de Dios que nos creó para que fuéramos felices, el semanario atestigua que el sicariato trastorna la vida en comunidad.
“Este engendro del mal cuestiona profundamente nuestro sistema jurídico y es una interpretación desafiante al Estado que está llamado a brindar protección a la ciudadanía”, puntualiza Camino.
Define la situación como un grito de alerta a la comunidad nacional “que debe preguntarse por qué hemos llegado a estos niveles de criminalidad”.
También, que debe inquietar el motivo por el que algunos se afanan hasta el extremo de acumular riquezas de la forma que sea.
“Es que hemos sembrado tantos vientos cargados de impunidad y complicidad con lo mal hecho, comenzando con la clase política, que hoy nos azota una tempestad de irrespeto que amenaza con destruirlo todo”, expresa Camino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario